viernes, 7 de octubre de 2011

Los que llaman a la puerta



Hoy estoy especialmente irascible con este tema, porque estoy realmente harta de que me llamen a la puerta cada dos por tres. Y vaya por delante que yo he sido vendedora a puerta fría, aunque solo duré 3 meses porque me sentía mal molestando a la gente a horas que no son para llamar a una puerta.

Llevo una época dándole vueltas al tema, porque lo de llamar a la puerta ha ido aumentando en estos tiempos. Se puede dividir a los "llamadores" en tres grupos: los que llaman para pedir, los que llaman para vender, y los que llaman para hablarte de la verdad absoluta (mis amigos los Testigos de Jehová).



- LOS QUE LLAMAN PARA PEDIR: Entiendo que hay gente con necesidad que están dispuestos a lo que sea por sus hijos, pero la crisis en mi opinión ha aumentado la picaresca, y no todo el que pide está tan necesitado. Y yo lo siento, llamadme mala persona, pero yo no doy ni un céntimo a quien viene a mi puerta a llamar porque si doy un euro a cada uno que llama a final de mes seré yo la que tenga que ir a pedir, y a mí no me sobra el dinero precisamente. Y tampoco doy comida por lo mismo, o a todo el mundo o a nadie, y a mí me cuesta mucho hacer la compra para luego dar un paquete de arroz y encontrármelo tirado en el hueco de la escalera. Quien necesita comida sabe que en Cáritas, Cruz Roja y otras organizaciones dan comida. En mi puerta no doy nada a nadie.
También están los que vienen con rifas, calendarios y etc... para asociaciones tipo Reto que además se creen que su causa es mejor que ninguna. Y no digo que no lo sea, pero lo dicho, o a todos o a ninguno.

El otro día sonó el portero automático, contesté y solo me dijeron "¿me puedes abrir?", cuando pregunté quien era no me contestó nadie, y entonces me di cuenta de que habían llamado a otros pisos y alguien le abrió le puerta. Al ratito me llaman a la puerta de casa, una gitana de las de "malrayoteparta", maldita la gracia. Pero ¿Por qué la gente abre la puerta del portal sin preguntar?

- LOS QUE LLAMAN PARA VENDER: Hoy me han llamado 3 veces, 3 personas distintas, en poco más de 15 minutos. Que si Endesa, que el revisión del Butano, que si seguros Occidente; si quiero gas natural ya me pondré en contacto con la empresa, si quiero que me revisen el butano ya llamo yo al instalador, y si quiero un seguro lo  mismo; si vienes a molestarme a mi casa me vas a encontrar con ganas de todo menos de contratar nada. Entiendo que para ellos es su trabajo, que seguramente no les haga ni pizca de gracia andar de puerta en puerta como no me lo hacía a mí, y que si encontraran algo mejor no estarían haciendo eso, pero lo siento, me dan ganas de poner un cartelito, "por favor, a esta puerta no llames". Muchas veces ni abro...

- LOS QUE LLAMAN PARA CONTARTE LA VERDAD ABSOLUTA: Esto ya es el acabose, porque no solo dan por saco hasta el infinito y más allá, no, es que a veces viene a unas horas que no son ni medio normales, ¿un domingo a las 9 de la mañana?. Yo soy católica no practicante y renegada de la Iglesia, es decir, tengo mis creencias que son mías, personales, pero ni estoy casada por la Iglesia ni he bautizado a mis hijos. Respeto las creencias de los demás y me gusta que respeten las mías, o mi forma de verlo, o lo que sea, pero ni impongo mi criterio a nadie ni mucho menos voy de puerta en puerta a decirle a la gente que me parece una vergüenza la Iglesia de hoy en día. 
Hace unos días llamó una parejita de dos hombres, uno joven y uno mayor, mientras yo andaba en mi feliz momento all-bran. Me levanto corriendo y abro por si es algo importante (siempre puede ser el cartero con una notificación), y me los veo, ahí plantados, antes de que hablen los escaneo y veo el maletín y los libritos, y ya me saludan y me dice el hombre mayor que vienen a hablarme de un mensaje: no me interesa: pero es que nuestro mensaje...; oiga, que no me interesa; si solo queremos hablarle de nuestras ideas; oiga, que yo también tengo mis ideas y no voy a molestar a la puerta de su casa a contárselas. Adiós buenas tardes.

Ahora que lo pienso puede influir que a consecuencia del embarazo y la baja maternal estoy más tiempo en casa, va a ser una ventaja eso de trabajar fuera, para no tener que aguantar que llamen a tu puerta.

2 comentarios:

Bea dijo...

Yo directamente no abro la puerta!! es un autentico coñazo!! yo me asomo por la mirilla y si no conozco a quien llama o no es de una empresa de mensajeria no abro.

judy dijo...

nereida me ha encantado tu blog!!! te animo a que te pases por el mio,estoy comenzando y al igual que tu me encanta guardarlo todo...

http://mivida-y-miscositas.blogspot.com

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...